KM 10.465 Madrid-Porto

Madrid Primaveral

Tuve la oportunidad de estar en Madrid hace menos de un año y poder recorrerla entera. Esta vez, solo fue de paso unos días ya que era la ciudad de arribo a Europa para arrancar el viaje. Nada mejor para una bienvenida que una tardecita de sol y brisa fresca (mis días preferidos), para poder recorrer un poco el primer día y hacer tiempo hasta encontrarme con mi primera anfitrión en este viaje. Llegada las 6, luego de un parate para tomar algo caliente y comer un croissant exquisito, me fui hacia el sur de la ciudad sobre la calle Miguel Servet a encontrarme con una amiga del colegio que hace mucho no veía y que muy amablemente me dio una mano en mi primer stop. Luego de acomodarme en el departamento nos fuimos por unas cervezas y a charlar de la vida para ponernos a tono después de tantos años. Después de varias pintas liquidadas, nos fuimos a cenar a un restaurant muy copado (Los chuchis) cerca del bar donde cocinaba un chef inglés, exquisitos platos de autor. Pedimos un pastel de papa casero que no tenía desperdicio y un estofado de carne con salsa inglesa y puré que coronó un primer día perfecto.

Me costó dormir la primera noche y después de varias horas de dar vueltas con la almohada logré conciliar el sueño y descansar después de unos días movidos. Lógicamente pensaba levantarme temprano por la mañana, pero el cansancio pudo más y amanecí cerca del mediodía, contento al menos de haber podido dormir un largo rato. El día lo tenía planificado para recorrer un poco la ciudad nuevamente y comprar algunas cosas útiles para el viaje que no había podido comprar en Buenos Aires y que me iban a ser de utilidad para el resto del viaje (Cargador, candados, libros, balanza valija, etc.). Luego de terminar con las compras, cerca de las 3 pm empecé con mi rápida recorrida turística y gastronómica (imposible no deleitarse con los manjares españoles de la capital).. Mis obligados y recomendados de Madrid:

* Parque del Retiro – Caminata por los Jardines – Para leer algo relajado – Dormir una buena siesta

* Museo el Prado – Muy lindo museo itinerante con grandes exposiciones, Velázquez/Rembrandt/Rafael/Etc.

* Puntos Turísticos – Plaza Mayor / Puerto del Sol / Puerta de Alcalá / Palacio Real / Avenida Gran Vía (Compras)

* Puntos Gastronómicos

– Museo del Jamón (Tomarse una caña con bocadillo de jamón crudo y  salami por 1.5 Eur)

– Repostería-Confitería ubicada en la esquina de plaza del sol

– Mercado San Miguel (De lo mejor que hay en España para probar todo tipo de tapas y cervezas)

Y para coronar mi corto plazo por Madrid, tuve la suerte que esa misma noche se jugase el derby más importante de la capital española, Real Madrid vs Atlético Madrid.

Como mucho no simpatizo con el Real, me fui a ver el partido al estadio de Aleti (Vicente Calderón) con la hincha de los «indios» cantando contra su eterno rival los «vikingos». Fue muy gracioso porque ni bien llego al bar que está adentro del estadio, ya se amontonaban los simpatizantes cantando y alentando a su equipo. Lo particular fue que nunca paraban de cantar y casi todas las canciones de cancha eran las de Boca (que raro no? por algo somos uno de los equipos más grandes del mundo) Me puse a hablar con algunos hinchas (bastantes borrachos promediando el entretiempo) contándome la historia y anécdotas del Aleti. Me prometió el tío venir a la cancha de Boca cuando vaya a Buenos Aires. Para resumir los canticos de la «brava» hinchada española les dejo acá algunas frases de sus gritos:

» ÓLE ÓLE ÓLE CHOLO SIMEEEONEEE»

CANTO CUANDO APARECÍA RONALDO EN PANTALLA – » TU MADRE TIENE BIGOTEEESS, TIENE BIGOTES, TU MADRE TIENE BIGOTEEESS»

«ORGULLOOOOSOS DE NUESTROS JUGADORES»

Me reía al escuchar las «violentas» canciones contra su eterno rival, pero a la vez entiendo lo mal que estamos a veces por la locura que se vive en el futbol de nuestro país. En fin…

Lo particular de este visita a Madrid y por lo que pude ver y me contaron fue encontrar mucha gente en la calle sin trabajo ni lugar donde dormir. Se ve que la crisis está azotando fuerte a la ciudad y al país. Institucionalmente no están pasando por el mejor momento ya que la corona está muy cuestionada por estos días con muchos escándalos de corrupción al igual que varios bancos y organizaciones empresarias. Ya podrán encaminar el barco y junto con toda la comunidad Europea salir de esta crisis (que de por sí es MUY diferente a las crisis vividas en nuestro querido país).

Próximo destino, Porto y de ahí recorrer hacia el sur Portugal, con muchas ganas y expectativas debido a muchas recomendaciones que recibí del país Ibérico.

Porto al Vino

Definitivamente la ciudad de Porto superó mis expectativas. Llegue el jueves bien temprano por la mañana y ya la estructura y el cuidado de los jardines del aeropuerto me dieron la impresión de que iba a conocer una ciudad muy pintoresca. Llegado al hostel cerca del centro, hice el check-in, desayuné algo y me preparé para recorrer la ciudad. Generalmente me gusta empezar la recorrida haciendo los free walking tour que realizan los chicos locales de la ciudad porque además de darte un pantallazo sobre los principales puntos turísticos de la ciudad, te van contando la historia (la cual me interesa sobremanera) y los datos curiosos de la misma. Nos reunimos en la plaza central enfrente al ayuntamiento de la ciudad y con un puñado de otros viajeros empezamos el recorrido. El primer lugar que visitamos fue la estación central de trenes Sao Benito que tiene unos murales pintados relatando la historia de la ciudad de Porto, y su importante relación histórica con Gran Bretaña (Unión de un Rey Portugués Juan I y una princesa Iglesia Felipa Lancaster dando nacimiento a Enrique «El Navegante»). A la salida de la estación nos dirigimos al mercado histórico local donde recorrimos los diferentes puestos de comidas y productos típicos de porto. Se pueden encontrar puestos con frutas alucinantes de estación, pastelerías vendiendo pastel de nata o frutos secos, y pescaderías con todos los pescados frescos del día. Algunos restaurantes típicos del lugar y carnicerías con toda su mercadería a la vista como así también queserías y vinotecas. A la salida del mercado nos cuenta el guía acerca del plato más común de Porto, el cual era una obligación probar, llamado Francesinha. Luego de caminar por unas calles nos dirigimos a una de las murallas que tenía la vieja ciudad, la cual ahora quedó simplemente como una pared ancha y alta que corta una de las calles perpendicularmente hasta llegar al borde del río Douro. Subiendo los largos  escalones llegas a uno de los puntos más altos de la ciudad donde se puede apreciar como el río atraviesa el barrio de Porto y de Caia, con sus inmensos puentes conectados, y ofrece una de las vistas más lindas de la ciudad. Disfrutando que el día estaba soleado y despejado, se puede ver como se extiende el río a través de la costa hasta alcanzar en unos kilómetros el océano. Después de sacar varias fotos y filmar le paisaje descendimos por unas calles angostas entre casas y edificios bajos hasta llegar a la rivera donde se asomaban cantidades de restaurantes y cafés con mesas al costado del río para deleitarse con unos pescados o simplemente tomarse un café a la tardecita. En este punto el guía termino con el tour recomendándonos algunos lugares para ir a visitar y por sobretodo contándonos las historias de los famosos viñedos y vinotecas que se encontraban enfrente de Porto, sobre Caia a la orilla del Douro, conocidos por producir el Famoso Vino de Porto.

Venía cansado ya del viaje y de estar patenado cerca de 4 horas asique, como suelo hacer en algunas ciudades, me dirigí al parque más conocido de la ciudad «Palacio de Cristal», para ir a descansar un rato y dormir una mini «siesta» en algún lugar tranqui de sus jardines. De palacio mucho no tenía, ya que era un Domo bastante caído abajo, que supone ser un lugar de eventos deportivos o culturales que usa la ciudad para festejar u organizar. Igualmente tenía unos jardines hermosos y una vista a altura de la ciudad y del río impresionante. Descansé un rato y después me fui a recorrer lo que quedaba de la ciudad, Iglesia Sao Francisco, Torre Dos Clérigos, Librería Lello e Imao (Se filmó Harry Potter, no vi ninguna película pero interesante es la arquitectura de la librería), Ayuntamiento de la Ciudad y barrios pintorescos. No me quedo fuerzas y a la noche después de picar algo me dormí profundamente.

Al otro día pensaba a ir a la mañana a las vinotecas y por la tarde tomar un tranvía que recorre la costa hasta las playas pero el tiempo me cambió la jugada y amaneció lloviznando y con bastante frío. Igualmente me preparé y salí caminando en dirección a las bodegas para ir a probar el famoso vino de porto, antes pasé justo por la catedral de Porto y entre para recorrerla y sacarle algunas fotos. Ahí fue donde ocurrieron los hechos más importantes de la ciudad como el casamiento del Rey y la coronación de su hijo. Nuevamente a la salida de la catedral, descendí por las callesitas hasta llegar al puente Luis I y cruzar así el río para llegar por la rivera a las bodegas. Chelsea, una canadiense que estaba en le hostel y recorría ciudades por el mundo probando vino y la buena comida, me recomendó ir a Offley y Taylor, dos de los más famosos viñedos de Portugal. Asique fui en esa dirección y cerca del mediodía comencé el tour por la bodega Offley finalizando con una cata de sus tres principales variedades. Específicamente el vino de Porto NO es vino, ya que le interrumpen la fermentación del azúcar en alcohol y le agregan a los 4 días aguardiente para generar un vino fortificado, por lo cual no es más bien un vino de mesa sino un aperitivo para combinar con entradas o postres, antes o después de las comidas (bastante fortificado es digamos). Luego de la bodega, seguí caminando por el barrio de caia recorriendo sus calles y cruzando el puente nuevamente a Porto por la parte superior para regresar al hostel y definir para donde ir el día siguiente. Por la noche fuimos con una Argentina y una China que se hospedaban en otro hostel y que había cruzado en la bodega, a tomar unas cervezas a la plaza central que justo estaban conmemorando el 25 de Abril, la liberación y soberanía de Portugal del fascismo. Hubo un concierto divertido, luego cantaron el himno y a las 12 un lindo show de fuegos artificiales. La mayoría de las personas en la plaza eran de más de 50 años ya que deben haber sido los que mas sufrieron esas décadas de represión, y el símbolo que todos llevaban eran claveles rojos debido a que en símbolo de protesta en aquella época, los revolucionarios llevaban un clavel colgado en las escopetas o armas en protesta del fascismo. Me encontré con un personaje divino que verán en la foto, llevaba una remera con todos los revolucionarios del mundo, incluido obviamente El Che Guevara.

Ahhhhh si van a Porto, obviamente no dejen de probar la Francesinha, no les digo que es así se sorprenden pero es muuuyy rico (y rico en calorías también) y el lugar recomendado para probarla es Restaurante Santiago, enfrente del Teatro-Cine Coliseum. 🙂

Hoy se viene finalmente Lisboa y todos sus pueblos y playas del sur..

0 comentarios en “KM 10.465 Madrid-Porto

  1. Excederme crónica mariscal ! Con Any te leímos atentamente desde new zeland !!! Los mejores éxitos y te seguiremos en tu viaje mi amigo !!
    Desde el arco te estaré esperando !

  2. Manute
    Un placer leer blog.
    Desde ya un placer especial para alguien que la gastronomía es algo muy importante.
    Me encanta como me haces viajar. Estoy conociendo los lugares como un cuento. Y con tus relatos hasta puedo sentir los sabores y aromas de cada plato, de cada pinta.
    muy disvertido las freses o canciones de los hinchas del clásico.
    Seguí disfrutando, conociendo, creciendo. Eso te hará mejor, «si es posible».de lo que sos.
    Acá te esperaremos sin prisa querido amigo.

  3. Manu que lindo todo lo que contas, que bueno puedas ir describiendo lo que vivís en casa encuentro. Realmente es viajar desde la distancia y me encontré riendo cuando leía acerca de las comidas, sabores Seguí contando cada lugar, cada sensación es un placer!!!

Responder a Harry Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *