KM 11.564 Lisboa-Sintra-Cascais-Lagos-Lisboa

El sábado por la tarde tomé el tren desde la estación de Porto con dirección a Lisboa., viaje tranquilo y cómodo que duró aproximadamente tres horas. Lamentablemente conmigo llegaban las nubes y el mail clima a la ciudad también. Cerca de las 4 llegue al hostel que quedaba relativamente cerca del centro, deje las cosas en la habitación y me dispuse a recorrer aunque sea un rato las calles contra el mal tiempo que se venía. El festejo por la revolución continuaba por todo el país y ni bien encaré la Avenida Liberdade en dirección al bajo de la ciudad, la misma se encontraba cortada con una marcha, de la gente festejando el aniversario de la revolución y al igual que en Porto, todos con claveles rojos en símbolo de memoria.

Tan solo recorrer unas calles me dieron la impresión de que Lisboa iba a ser bastante diferente a las demás ciudades Europeas, cosa que iba a comprobar unos días más tardes. Por el momento, para matar el tiempo del sábado que me quedaba, caminé por el centro de Lisboa hasta llegar a la pintoresca rivera y ahí recorrer el sur de la ciudad. Una vez que quise emprender el regreso y a subir por las calles del Barrio de Alfama me encontré con unas calles sin salidas, pasajes, calles angostas que subían y bajaban y no tardé mucho en perderme completamente. Me hizo acordar en la arquitectura del barrio al de una favela, ya que éste se va desenvolviendo en una colina y transitar atraves de sus calles y pasadizos se hizo demasiado difícil. Entre la lluvia, el cansancio y el viento logré después de unas horas encontrar una ruta que me llevo de vuelta al hostel y en la que pude parar en un super a comprar unas cosas para prepararme la cena de la noche. Es divertido y hay que encontrarle el placer también de perderte en la ciudad y recorrer sus calles, parte de la experiencia J

Cuando había llegado al hostel por la tarde me quedé en una habitación de 9 camas donde la única que estaba ocupada por el momento era la mía. NI bien volví a la noche al cuarto me encontraba en lo que podríamos decir un Intercambio Multinacional de Viajeros. Se disponía de la siguiente manera el cuarto: Una pareja de Japoneses; Una Checa con su novio Portugués, Un Alemán; Una Rusa; Un Francés y Un Argento (eu). Todos muy copados y con diferentes historias nos quedamos charlando bastante en la habitación y luego comimos algo en la cocina. En un momento se hablaban como 4 idiomas al mismo tiempo en diferentes conversaciones y pasadas las 2 nos fuimos todos a dormir, estaba lloviendo y hacía frío por lo cual nadie tenía ganas de salir.

Como el pronóstico anunciaba un par de días feos, cambié el itinerario que tenía planeado y decidí ir el domingo a recorrer Sintra, el lunes Cascais, y martes, miércoles y jueves conocer Lisboa. Después de Lisboa me iba al sur en tren a recorrer las playas de Lagos.

Sintra Medieval

El domingo me levanté temprano y después de los periplos que hay que hacer para bañarse, cambiarse y ordenar la cama de un cuarto donde hay 9 personas, me fui a desayunar. Charlando con Jan (el alemán) y Tanja (la rusa), acordamos ir a juntos a recorrer Sintra ya que todos teníamos planeado ir. Desde la estación de Rossio, salen cada media hora los trenes con dirección a Sintra, en sentido oeste de Lisboa. Aprovechando el tiempo de viaje nos fuimos contando cada uno su historia, Jan estaba viviendo en Madrid y había ido a Lisboa por unos días, y Tanja estaba casada con un americano y estaba de paso por Europa asique aprovecho para recorrer algunas ciudades. Llegamos a eso de las 12 y con mapa en mano nos fuimos a caminar por la ciudad. Sintra, declarada patrimonio de la humanidad en 1995, es un pueblo que queda a 30 km de Lisboa, más bien un pueblo medieval rodeado de castillos, palacios, bosques y un parque nacional extenso. De origen celta en el siglo XV se constituyó como residencia vacacional de nobles y monarcas portugueses, debido en buena parte a su entorno natural, muy propicio para practicar la caza.

De la estación, las calles y pendientes iban ascendiendo hasta llegar a la plaza central donde se encuentra el palacio nacional de Sintra, particular debido a sus dos grandes chimeneas en forma de embudo inverso que tiene en el techo. Desde esta plaza central salen los diferentes caminos que recorren el valle para llegar a los distintos palacios y castillos. Nosotros decidimos ir caminando hasta el Palacio de Pena (a mi entender el más interesante) que quedaba en la cima de la colina y en el cual nos habían recomendado ir en transporte. Pero como veníamos bien de piernas y recién arrancaba el día decidimos hacerlo a pie. Pese a la fina lluvia que caía en el día y el sol que se mezclaba entre algunas nubes empezamos la caminata en ascenso por las angostas calles y pasajes que iban en camino hacia arriba donde aprovechamos para ir charlando de diferentes cosas y sacando fotos de las increíbles vistas que tenía el lugar. Finalmente nos llevó una hora y media llegar a la entrada del Parque da Pena, con una extensión muy grande de recorrido por hacer entre jardines, palacios y casas que tenía. Jan y Tanja decidieron no entrar al final porque la entrada salía 14 euros y preferían ir a visitar y recorrer otras partes del valle. Yo no lo dudé y pague el ticket para entrar y recorrer ese espectacular parque. Sin duda fue la mejor opción que pude haber tomado porque estuve cerca de 4 horas recorriendo el Palacio, los jardines y todos los caminos entre el bosque que tenía el parque, el cual no tiene ningún desperdicio. Con una historia muy entretenida fui leyendo la historia de ese palacio y como llegó a convertirse en casa de verano de los reyes que lo dejaron de utilizar cerca de fines de 1800. Tiene las vistas más lindas de toda la ciudad en cualquiera de las direcciones y una diversidad paisajes y lagos asombrosos.  Exhausto luego de caminar casi todo el día, bajé de nuevo hasta la ciudad y tuve la suerte de cruzarme con un mercado local que había y en el cual pude probar las “Queijadas de Sintra” unos pasteles riquísimo que me habían recomendado que probase, por lo que le hice los honores y les recomiendo que si van lo prueben sin dudas.

Volví en tren hacia Lisboa sobre el final de la tarde y a la noche no me quedó más fuerzas que hacerme unos fideos en le hostel e irme a dormir. Al otro día iba a recorrer Cascais, sus playas costeras y lindas vistas desde los acantilados.

Cascais de Elite

Cascais queda a la misma distancia de Lisboa que Sintra pero un poco más al Sudoeste, también el recorrido en tren toma unos 30 minutos pero es muy entretenido ya que va bordeando todo el río Tajo y costeando los diferentes pueblos a las afueras de la capital. Pasando Estoril se llega a la última estación del ramal llamada Cascais, conocida como la villa donde pasan sus fines de semana la alta cuna de Lisboa. De cara al océano Atlántico el pueblo se va trazando a partir de un Puerto importante que tiene una de las marinas más exclusivas de Portugal. Se asoman los yates, cruceros y veleros por encima de un fuerte o torreón de defensa edificado en el 1500. A partir de esta marina comienza una rambla que se extiende varios kilómetros más al sur y en la que va ascendiendo de forma progresiva bordeando todos los famosos acantilados de Cascais. Frente a esta avenida con su paseo de costanera para correr y andar en bici, afloran las mansiones y casas con jardines espectaculares mirando directamente al mar. Pasando el Faro Santa Marta se pueden observar diferentes vistas panorámicas hacia el mar hasta llegar en unos 2km a la “Boca do Inferno”, llamado así a un acantilado el cual tiene una abertura en una de sus paredes de piedra y por la cual atraviesa el mar fuertemente. No hay mucho más en la ciudad por recorrer, por lo que pase la tarde disfrutando de sus playas, leyendo y haciendo las siestas rutinarias playeras muy placenteras. Rondando las 6, caminé hasta Estoril para recorrer un poco la ciudad y visitar el famoso Hotel Casino y sus parques. Luego retorné a Lisboa en tren y a la noche nos quedamos con la gente del hostel charlando y cenando algo, lindo día.

Lisboa Atrapante

Llego el martes y por fin me iba a disponer de conocer y recorrer Lisboa por unos días. A diferencia de otras grandes ciudades donde comienzo haciendo el free walking tour, esta vez me habían recomendado ir a un mercado de pulgas muy famoso que se hacía en el bajo de Lisboa y que solo lo conocían los locales por lo cual iba a hacer muy divertido ver que tal era. Quedaba también en el barrio de Alfama, pero esta vez tome un poco más de precauciones y fui por un camino más simple para no perderme. A eso de las 11 llegue sobra la Rúa Santa Clara a la “Feria do Ladra”, la cual solo se lleva a cabo los días martes y sábados por la mañana. Vendría a ser lo que llamamos un mercado de pulgas, pero lo interesante es que atraviesa cerca de 4 o 5 manzanas por el barrio y todos los puestos están apostados en las calles. Muy divertido caminar y recorrer todos los puestos viendo la cantidad sin fin de objetos y artículos viejos/usados a la venta: Ropa, Marroquinería, Relojes & Anteojos, Vinilos, Carteles & Retratos, Muñecos, Chucherías Viejas, etc. Muchas cosas de dudosas procedencias y algunas otras viejas como sacadas de las casa de abuelos o viejos baúles de objetos olvidados. Después de recorrer un buen tiempo la feria, y comprarme unos auténticos “Ray Ban” por 5 euros (había comenzado en 12 euros la primera oferta) me dirigí hacia el norte del barrio para ir al famoso mirador de la Iglesia de Graca donde se puede apreciar el Castillo San Jorge y toda la explanada de la ciudad mirando al sur hacia el río Tajo. Luego seguí recorriendo las calles hasta llegar por la Rúa Angusta a la Plaza de Comercio, la más famosa, donde se encuentra la estatua de José I y el importante Arco donde nace la ciudad. Ya después de comer algo, iba a hacer el tour por la tarde pero como no había convocatoria decidí hacerlo al otro día y aprovechar lo que quedaba del día para conocer Belém y su historia.

Belém es uno de los barrios más importantes, históricos y pintorescos de Lisboa, se puede ir con tren o tranvía en 5 minutos o caminar unos 5 o 6 km para llegar. Desde su puerto fue donde zarparon las famosas naves marítimas con las que los portugueses se hicieron famosos a través de la navegación. El principal precursor de esta etapa fue Enrique “El Navegante” que dio comienzo a las expediciones en el siglo XIV y que duraron más de dos siglos. En conmemoración a éstos es que se encuentra el “Monumento a los Descubridores” sobre la costa mirando al río recordando todas las expediciones y lugares conquistados en las épocas de gloria (hay un dibujo inmenso en el piso, del globo terráqueo con las fechas y lugares de todas las expediciones). Siguiendo por la rambla de la costa a unos 200 más se llega a la famosa “Torre de Belém” donde se puede entrar a disfrutar de las vistas de la ciudad y del puente como así también conocer más acerca de su historia y significado para la época (creada en el siglo XVI como parte del proyecto de fortificaciones de defensa del estuario – Declarada Patrimonio de la Humanidad). Enfrente de estos dos monumentos, cruzando las vías del tren, se asoman dos imponentes estructuras características de la ciudad, el “Centro Cultural de Belem” con una arquitectura muy moderna  y a su derecha el impactante “Monasterio de los Jerónimos”. Éste último se compone por un monasterio de gran tamaño donde llevaban a cabo la vida de los clérigos, un famoso claustro y la Iglesia donde están enterrados varios reyes portugueses. Data del siglo XVI y tiene un estilo gótico muy particular (muy recomendable de visitar). Por último y para coronar la tarde, es una OBLIGACIÓN ir a la más famosa pastelería de todo Portugal llamada Pastelera Belem donde nació el ícono gastronómico del “Pastel de Belem”, como todo lo que estoy probando no les cuento que es, pero es un pastelito muy rico y está por todo Portugal llamado como Pastel de Nata, ya que solamente se le puede llamar Pastel de Belem en esa confitería que fue donde lo crearon. Un par de pasteles de Belém y un café con leche y cerramos otro día perfecto. Por si acaso hay algún interesado en la electricidad o viejas fábricas, hay en Belém también el museo de electricidad de Lisboa, el cual es gratuito, y se puede ver todas las calderas y hornos antiguos con los cuales se generaba la electricidad para toda la ciudad.

Ese martes por la tarde me fui del hostel y paré en la casa de Felipe, un portugués que a través de couchsurfing (comunidad de intercambio de alojamiento gratuito) me hospedó en su casa. Fuimos a comer unas famosas hamburguesas y hablamos de la vida de cada uno, muy copado. Al otro día me levanté temprano y me fui directo a la Plaza Luis Camoes a empezar el free walking tour por la ciudad. Ya había hablado con el guía el día anterior y tenía la impresión de que iba a ser muy bueno. Mi intuición no falló, se llama Wenceslao, un petiso argento de origen checo, que había vivido en Praga 5 años y hacía 2 que estaba en Lisboa, siempre haciendo los tours por las ciudades. Con otras 15 personas comenzamos el tour por el Bairro Alto donde nos hizo una breve introducción a la historia de la ciudad, contándonos como había pasado de imperios el control de la misma durante los 3500 años de existencia (es una de las ciudades mas antiguas de toda Europa). Comenzó con los asentamientos celtas cerca del siglo VIII a.c. y después de varios siglos pasó a manos de los fenicios. Cuando el imperio romano se extendió hacia el oeste de Europa tomo la región de la provincia Lusitania (de ahí es que se les dice a los portugueses lusos o lusitanos) y la colonizó haciéndolas una de las regiones más católicas de todo el continente. Luego de una invasión y colonización e los Visigodos, tomaron control de la región los árabes cerca del siglo VIII d.c. y se establecieron por un periodo de 500 años aproximadamente. Actualmente la ciudad cuenta con mucha arquitectura árabe y rastros de aquella civilización, sobretodo en el barrio de Alfama (en árabe significa Baños Termales ya que los utilizaban para su limpieza antes de orar hacia la meca) con sus cerámicas en las paredes de las edificaciones. Luego llegaron las cruzadas y con éstos la colonización de parte de los templarios gobernando la región junto al Rey de Castilla. Desde esa época se gesto la monarquía portuguesa (declarados como reyes independientes de España) hasta principios de 1900 donde se ejecutaron a los últimos reyes y se declaró en forma de república. En resumen esta fue la historia, pero escucharla de alguien que sabe con todos los relatos, detalles y acontecimientos fue muy interesante. Luego hicimos una recorrida literaria por las estatuas de los principales escritores de Portugal como Luis Camoes y Fernando Pessoa (que se encuentra enfrente del Teatro Nacional San Carlos) y pasamos por la famosa librería Bertrand que es actualmente la mas antigua, en funcionamiento, del mundo (abierta en 1732). Seguimos recorriendo la ciudad hasta llegar a Baixa Chiado que era donde estaban los astilleros de la ciudad (de ahí el nombre Chiado que significa ruidoso) y en el cual nos contó la catástrofe mas importante que sufrió la ciudad en 1755 debido a un tifón-terremoto. En aquella época ¼ de la población que vivía en la ciudad falleció y la misma quedo un 50% en ruinas. Los reyes escaparon a las afueras de la ciudad y fue el Marqués de Pombal quien se dedicó a reconstruir (con la plata que venía de Brasil) la ciudad entera. Bajando las calles para llegar a la plaza principal Wence nos contó un poco más acerca de la historia contemporánea del país, cuyo punto de inflexión lo tuvo a partir de 1925 donde se impuso un golpe de estado de parte de Salazar y que llevó al país a uno de los gobiernos de facto más largos de la historia europea con más de 50 años ininterrumpidos. El salazarismo tuvo lugar al igual que otras grandes ciudades de Europa que también estaban gobernadas por los militares como España con Franco e Italia con Mussolini. Posterior a la caída del imperio británico en India a manos de Gandhi, las colonias africanas portuguesas empezaron a imitar a india y pelearon por su independencia, lo que llevó, en una mala decisión, a Portugal a pasar más de 10 años en guerra con sus diferentes colonias. Los soldados después de pelear por muchos años y no conseguir nada, deciden levantarse ellos mismos en armas pero en contra del Salazarismo y todos los altos comandantes. Así fue como un 25 de abril hace 40 años marcharon hacia la plaza y los ministerios para tomarlos y establecer la democracia. Y la historia de los claveles rojos como símbolo nace cuando los soldados iban marchando, los floreristas que estaban vendiendo en las calles flores le regalaron claveles rojos como símbolo de agradecimiento y éstos se los pusieron en la punta de los fusibles como símbolo de victoria. Algo particular de Lisboa es que mantiene muchos monumentos y lugares en ruinas o con secuelas de esa época ya que quieren que las próximas generaciones sepan de donde vienen para que nunca más vuelva a ocurrir.

Por la tarde nos fuimos a recorrer también con un grupo el barrio de Alfama nuevamente, pero esta vez con todas las historias, anécdotas y cuentos que nos contó Wence acerca de este pintoresco barrio: El Fado, Las Iglesias y el Panteón, El Castillo San Jorge y la Catedral de Lisboa SE (En alusión a Su Excelencia). Día largo e intenso pero con esto terminaba de conocer y descubrir gran parte de esta increíble ciudad.

A Lisboa le dicen la ciudad de los culitos duros, no solo las nalgas sino todo el cuerpo te queda duro cuando la caminas día entero. Ésta desemboca entre medio de un valles y mientras la arteria central de la ciudad está en una región mas plana, todos los barrios de ambos lados están sobre colinas con calles que suben y bajan constantemente. También le da su encanto al poder caminarlas o recorrerlas con los famosos tranvías de la ciudad que llevan mas de 100 años funcionando. Es una ciudad Europea distinta de recorrer, con muchos rasgos latinos o de ciudades como Río de Janeiro o Sao Pablo, sin un distrito o barrio de edificios modernos, donde se aprecia una ciudad muy interesante, atrapante y especial.

Ya para terminar la jornada nos fuimos a la noche con Felipe y un amigo de él, a comer a un mercado y después a tomar unas cervezas por el barrio alto donde están los bares y boliches. Al otro día terminaba de visitar los parques del norte de la ciudad (Parque y Museo Gulbekian) y luego tomar un tren para ir a Lagos, tiempo de descansar, playas, lindas vistas y disfrute.

Lagos Acantilados

En porto conocí a Chelsea, una canadiense, que estaba recorriendo varias ciudades de Europa para disfrutar del vino y la comida (Interesante viaje). Al irse de porto me dijo que volvía a Lagos y que ya estaba hace tiempo allá, por lo cual antes de ir le pregunte a que hostel ir y me recomendó el que estaba. Llegue el jueves por la noche, previo 4 horas de tren desde Lisboa, y me fui directo al hostel que estaba en medio del centrito del pueblo. Dejé las cosas, me encontré con Chelsea y arrancamos el tour por los bares del centro. Me llamo la atención porque casi todos los lugares tenían la típica joda yankee y en todos habían únicamente ingleses, australianos y estadounidenses, se ve que era una lugar que frecuentaba el turismo inglés. Ed, uno de los barman era su novio y nos quedamos en ese bar al final charlando y tomando unos tragos. Al otro día me presentaron al resto de la banda, que eran todos dueños de los bares y pubs del lugar, y nos fuimos (para no perder el ritmo) a un festival medieval que se llevaba a cabo en la plaza de la ciudad y en el cual pasamos todo el día charlando y tomando cerveza artesanal con exquisitos panes rellenos y cerdo al asador. Muy buena onda todos y pasamos un lindo día, no quedaron energías para la noche y me acosté temprano para poder ir a la mañana a recorrer las playas.

Básicamente los siguientes días hice más o menos lo mismo, desayuno temprano, caminata hasta las diferentes playas y a disfrutar del sol, un buen libro y siestas en las increíbles playas del lugar. Tienen la particularidad de estar todas en la base de acantilados que bordean el mar y que se pueden llegar desde arriba, donde te encontrás con unas vistas increíbles de cada una y unas atardeceres fabulosos. El día antes de irme, me fui a Sagres a ver también unos acantilados que están en Cabo San Vicente, y que a pesar del mal tiempo, se pude apreciar unas vistas muy lindas también. Los días se pasaron de playa en playa con gente del hostel o muchas veces solo, disfrutando de cualquier manera 100%.

Con Lagos llegue al final de mi recorrida de Portugal, de norte a sur, y ahora lo dejó para seguir a las Islas Canarias a encontrarme con Dani, un amigo español, y pasar allí unos 10 días recorriendo las islas, haciendo deportes acuáticos, certificando para mi carnet de buzo profesional y disfrutando de las hermosas playas. Vueltta en tren a Lisboa, dormir un rato en el aeropuerto y partir temprano a Madrid, pasar un día y de ahí el viernes por la mañana volar a Lanzarote.

Arrancamos bien, vamos bien.

Gracias a Claudia, me refirieron a una chica local, que desde andorra me ayudó muchísimo en todo lo que fui haciendo en Portugal y por todos los contactos que me pasó.

Primer libro terminado: “Los años de peregrinación del chico sin color” de Haruki Murakami, muy interesante y de rápida lectura.

0 comentarios en “KM 11.564 Lisboa-Sintra-Cascais-Lagos-Lisboa

  1. …Es como un cuento posta esto!! Me Dije no comentes , no comentes..pero no puedo…salen mil cosas para comentarte..desde las historias que tiene cada lugar hasta los detalles de lo que te cuesta organizar la mañana en habitación para 9 personas Jaja genial!!
    Te digo estas comiendo de lo lindo! (el tema pasteleria me estoy anotando los nombres, «pastel de Belém» pasa data que tiene??? Detalle por favor..y «las queijadas de Sintra (empece a googlear..y si)
    Es inevitable vamos aprendiendo con tu camino.. 🙂 o paso dos te dan ganas de armar un bolso y arrancar!
    ..vas con todo Manu!!

  2. Manu que feliz me pone saber tanto y con tanto detalle de vos. Sigo orgullosa de vos hermanito. Seguí disfrutando y a romperla en el mundo!!!!!!! Te extraño y quiero muchoooooo.

  3. Manu querido! Gran experiencia estas viviendo. Observa todo con detalle. Quedate mirando y escuchando hasta la pavada mas chiquita que todos esos sonidos e imagenes te quedan para siempre. Abrazo grande nene! Ojala cada comentario te haga sentir acompañado.

  4. Roque que espectacular todo lo que estas contando, nos haces sentir como si lo estuviésemos ahi con vos!!! Es buenisimo todo lo que estas viviendo y que lo podamos compartir asi!!! y extrañarte un poquito menos … segui disfrutando muchisimoooooooooo que esto recien empieza!!!!! te quiero!!! besotes

  5. Que felicidad poder cortar un poco la rutina y viajar un poco a traves de tus lindas palabras. Me transladaron automaticamente alla, y revivi muchos de los lugares. Un espectaculo, segui disfrutando y llenando la cabeza y el alma de experiencias tan copadas! Besosss

Responder a luchi Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *