KM 15.173 Lanzarote

Regresé de Lagos en tren a Lisboa y pasé allí la noche en el aeropuerto haciendo tiempo para ir de nuevo a Madrid como escala y de ahí salir para Lanzarote, Islas Canarias. Durante el día en Madrid volví a parar en la casa de mi amiga para cambiar ropa que había dejado en la valija grande en su casa y descansar un rato. Por la tarde fui a comprar nuevos libros, unas zapatillas para correr y recorrer la siempre linda capital española. Llegando la noche me encontré con Pili que salió del laburo y nos fuimos a tomar unas cañas con unas tapas y seguir charlando del viaje y la vida. A la noche, después de una pizza con cerveza, me fui directo a la madrugada para el aeropuerto de Barajas a hacer tiempo para el vuelo a Canarias y de paso veía el primer encuentro de Boca-River por los octavos de Libertadores.

El vuelo salió a las 6:45 am y pasadas unas dos horas y media ya estaba aterrizando en Lanzarote, tercera isla en importancia de las siete islas de Canarias. Tenía la impresión de que iba a hacer una isla chica y de fácil recorrido pero con solo aterrizar y ver el tamaño del aeropuerto supuse que era más grande de lo que esperaba, además de las vistas que se apreciaban desde el avión. Apenas aterrice me puse en contacto con Dani quien me iba a pasar a buscar por el aeropuerto y empezar así la estadía en la isla. Dani es un amigo español, de Zaragoza, a quien conocí hace 8 años en el morro de Sao Pablo. Después de una convención que habíamos tenido por trabajo con la gente de L’Oreal en el Club Med Itaparica, allá por el 2008, decidimos con unos amigos-as del laburo quedarnos unos días más e ir a pasar el fin de semana al morro (sabia decisión). El morro es increíble, con una extensión de playas paradisiacas y una onda impresionante. Al segundo día de llegar a la isla nos cruzamos con tres españoles que estaban de viaje y de vacaciones, Dani, Raul e Ivan. Pegamos buena onda con todo el grupo y pasamos los días haciendo planes en conjunto, de ahí quedé en contacto con ellos vía Facebook pero por sobre todo con Dani que estuve algunas veces tentado de irse a vivir a Argentina y quería recomendaciones. De ahí fue que en este paso por Europa me pareció bueno venir a visitarlo y además recorrer alguna de las islas canarias que me habían comentado de su belleza y atracciones.

Pasadas las 9.30 am me paso a buscar y así emprendimos viaje a desayunar y charlar un rato después de tantos años sin vernos para ponernos al día y planificar un poco todo lo que íbamos a hacer estos 10 días en la isla.

Lanzarote Volcánica

Lanzarote, conocida como “la isla de los volcanes”, forma parte de la cadena de siete islas que tiene el archipiélago canario y es ésta la más oriental de todas. Ni bien empezas a recorrer la isla a través de su autovía como arteria principal, podes visualizar como todos los pueblos están apostados sobre las orillas del océano y en el medio se van apreciando los más de 300 volcanes que están dispersos en la isla de norte a sur. Con buen clima me recibía, unos 25 grados, y por lo que había visto en el pronóstico iba a tener unos días soleados y calurosos para poder disfrutar de las playas y de todos los lugares turísticos para visitar.

Después de desayunar en el bar habitual que siempre se toma su café expresso con bocadillos, Bar Matagorda de Kike, nos fuimos para su casa así dejaba las cosas y me iba instalando. El departamento queda en el centro de Arrecifes (Capital de Lanzarote) en un barrio pegado a la costanera y cerca del Charco. Para mi sorpresa el departamento era muy amplio y después de pasar varias semanas en hostels iba a tener varios días con habitación y baño propio, un lujo digamos. Y lo más importante es que tiene una cocina grande y espaciosa lo que me dio la premisa de que íbamos a pasar varios días preparando ricas cenas y comiendo como se debe (y así fue). Luego de dejar las valijas nos fuimos ese mismo viernes para la playa del Jablillo que queda en el pueblo de Costa Teguise, para ir a hablar con el centro de buceo donde iba a certificar para el carnet de PADI. Dani, que bucea bastante, ya había hablado con la gente que conocía de ese lugar para que pueda hacer la certificación con ellos así estaba con gente de confianza. Coordiné todo para empezar con las inmersiones el lunes y miércoles siguiente, y luego de esto nos fuimos para el pueblo de Tías a almorzar a un restaurante de amigos de él. Cabe aclarar que todos los pueblos dentro de la isla están a una distancia de entre 15-20 km entre sí y sumado a que no hay mucho tránsito y las rutas y autovías están en perfectas condiciones no tardas más de 15-20 minutos en llegar de un lado a otro (además de siempre poder ir apreciando las increíbles vistas de la isla). Llegamos al restaurante “Asador No Madrugues” de los amigos de Dani y nos estaban esperando con un riquísimo plato de Salmorejo, Copa de vino blanco y de plato principal una exquisita corvina con vegetales. Es lindo ver como todas las personas se conocen y el trato que tienen, esa relación que se tiene con la gente que uno comparte la vida cotidiana y en la cual se preocupa e interesa por el otro. Me llamo la atención ya que es muy raro para lo yo acostumbrado estaba a casi no tener conocidos en bares, restaurantes, locales o cualquier comercio de Buenos Aires donde puedas tener una relación cercana y esa cotidianeidad con la que podes entablar una relación mas allá del hola, como estas, gracias y por favor. Después del riquísimo almuerzo volvimos un rato a la playa a darnos un chapuzón y a relajarla en la tarde. A la vuelta de la playa pasamos por un super a comprar provisiones para la semana y abastecer la heladera y para culminar el primer día me di el gusto de hacer un wok de pollo con verduras salteadas y unas cervezas bien frías.

El sábado después de desayunar nos fuimos a recorrer Puerto del Carmen que es un pueblo muy pintoresco y pasamos el día en la playa del Jablillo nuevamente. Acá la mayoría de las playas son más bien rocosas, algunas ventosas, bañanadas en su totalidad por el océano atlántico y con una temperatura del agua ideal para pasar mucho tiempo nadando y disfrutando. Debido a que tiene una salinidad bastante alta podes flotar o hacer la plancha como se conoce casi sin esfuerzo por lo que no cuesta mucho relajarse. Tiene la particularidad de cambiar la marea de forma muy significativa entre la mañana y la tarde, cambiando ésta entre1,5 y 2 metros cada día (baja la marea por la tarde). Si vas a cualquier playa a la mañana y volves a la tarde podes ver y caminar por un montón de rocas y bancos de arena que 8 horas antes estaban tapadas por el agua. Aprovechando que iba a bucear esa semana, en Lagos me había comprado el kit de mascara y snorkel asique aproveche y los estrené antes. La verdad que la diversidad de vida acuática y peces que vi en las playas es increíble, de todo tipo, color y forma. Luego de la famosa e infaltable siesta playera y lectura de libro volvimos para la casa para bañarnos y prepararnos ya que íbamos a comer afuera y salir con unos amigos y amigas de Dani. A eso de las 10 nos encontramos con sus amigos y parejas en una restaurante chino para comer, después fuimos a tomar algo a Café La Ola, muy buen bar sobre la playa ambientado Buda que queda al lado del casino y al final de paso nos tiramos una fichitas en el blackjack (no dieron réditos mis 10 euros apostados). Para terminar una buena noche fuimos a Varadero, que es un complejo donde hay unos bares, a tomar unas cervezas más y escuchar un poco de música. Divertida y entretenida noche con buena gente, la pasamos muy bien.

Domingo relajado aprovechamos que el día estaba increíble y totalmente despejado y fuimos para el sur de la isla a conocer la Playa de Papagayo que está dentro de una reserva ecológica. Además de esta playa hay varias más pero ésta es la más conocida. Sobre un acantilado que bordea el océano, las playas se encuentran en las calas que éstos forman en la base generando estas alucinantes playas de arena blanca y agua cristalina con mezcla turquesa. Poca gente, clima ideal, buen sol, agua perfecta, siesta reparadora, buen libro, más no se puede pedir, día de playa perfecto. Acá el día termina tarde por lo que podes quedarte tranquilamente en la playa hasta las 7-8 pm o más inclusive. Volvimos para la casa y a la noche me puse a cocinar y preparé unas presas de pollo con curry a la naranja, con salsa de puerros, cebolla y crema acompañadas con papines salteados con paprika y queso parmesano (un manjar, salió rico por suerte). Ya con el estómago contento debido a una buena cena y comida casera me fui a dormir y descansar que al otro día empezaba el certificado de buceo.

El tema del buceo me picó unos meses antes de viajar, había tenido una experiencia sola en el 2010 cuando fui a Cuba y me había gustado por lo que pensé que ya que iba a estar viajando por todo el mundo y en lugares increíbles para bucear por qué no hacerlo de manera más profesional. El curso de Open Water PADI lleva hacerlo alrededor de un mes, con 5 clases teóricas y 5 clases prácticas en pileta. Lo hice justo antes de irme de Baires en YMCA y terminé aprobando todos los exámenes de manera perfecta, solo quedaba certificar en aguas abiertas en cualquier lugar y que mejor que hacerlo en Lanzarote, cuna del buceo europeo. El lunes bien temprano me fui al centro Native Diving que quedaba en Costa Teguise, al lado del Jablillo, ahí preparamos el equipo y nos fuimos con otras personas que iban a bucear en combie hasta Playa Chica en Puerto del Carmen. Al llegar y ver más de 50 buceadores preparándose para sus inmersiones me di cuenta que era uno de los lugares más importantes de la isla para hacer las inmersiones y descubrir la increíble vida acuática que tiene la isla. Al llegar me presentaron a Fiorillo, un copado, quien iba a ser el instructor para hacer junto a él los ejercicios y así darme el OK para emitir el certificado y carnet. Cada día constaba de dos inmersiones diferentes, de aproximadamente 30 minutos cada una, y en las cuales a través de un reglamento de PADI tienes que ir realizando ciertos ejercicios que hacías en pileta pero ahora en aguas abiertas a más de 10 metros de profundidad. La primera inmersión vino con ciertos nervios pero por suerte pude hacer todo bien y ya para la segunda estaba más relajado por lo que terminé haciendo todos los ejercicios bien aquel día. No pude prestar mucha atención a la fauna marina pero el lugar el fondo era muy lindo y ya me percaté de que iba a apreciar unos peces increíbles. Terminé cerca de las dos de la tarde y a la vuelta al centro Dani me pasó a buscar y nos fuimos a almorzar al restaurante de los amigos (digamos que tiene la magnífica y afortunada manera de poder almorzar todos los días ahí exquisita comida, a buen precio y con una vista al mar excelente, envidia sana). La temperatura en la isla iba tomando poder y se esperaba que incremente día a día como así también los vientos y la calima. Baño infaltable en el Jablillo por la tarde, un poco de snorkel y las rutinas típicas de playa y a descansar. Esa noche lo tocó a Dani empezar a mostrar el arte culinario español y preparó un pescado a la plancha (Vieja Canaria) con ensalada muy bueno y sano (a diferencia de los platos bombas que cocine yo).

El Martes amaneció con una ola de calor importante y ya el cielo bastante cubierto de calima con altos vientos del norte. La isla al ser volcánica y estar casi en su totalidad cubierta por polvillo o tierra mezclada con cenizas, cuando comienzan los grandes vientos hacen elevar estas partículas y quedan suspendidas en el aire por lo que da la impresión de que el horizonte queda tapado y nublado, con muy poco visibilidad. Antes de ir al trabajo, Dani me dejó en Puerto del Carmen y me fui a visitar alguna de sus playas como Playa Grande, Blanca, y Playa de Matagorda. Es un corredor de 3 o 4 playas continuas que tiene bastante roca alrededor y de gran extensión. La temperatura estaba llegando a los 40° por lo que mucho no se podía soportar fuera del agua. Se puso muy pesado por la tarde y el día se hacía largo, pero entre baño y baño se fue apaciguando el tema y por la tarde volví para costa teguise que estaba menos pesado. A la noche teníamos la cita obligada ver el Barca-Bayer por la UEFA CL y para festejar la victoria culé por el pase a la final nos mandamos unos medallones de salmón con ajo y oliva y unas judías (chauchas) salteadas con aceite, limón y especias.

Al día siguiente volví a levantarme temprano y me fui para Costa Teguise al centro de buceo para realizar las ultimas inmersiones y obtener el certificado. Nos juntamos de nuevo con los demás buceadores y me puse a charlar con Miguel, un madrileño de unos 60 años, que buceaba por todo el mundo y llevaba varios años yendo todas las temporadas a Lanzarote a bucear. En la ida para Playa Chica me fue contando de sus experiencias de buceo en Maldivas, Sudeste Asiático y las increíbles vistas acuáticas que vio, como había hecho el curso de fotografía subacuática tenía registro de todas las inmersiones que hacía. Al llegar Fiori ya me estaba esperando para preparar el equipo y repasar los ejercicios que nos quedaban, el primero más técnico y el segundo un paseo de disfrute por el fondo a 20 metros y disfrutar de lo que nos íbamos a encontrar. Afortunadamente la primera bajada salió perfecta y la segunda estuvimos buceando por un coral profundo y unas barranca que se veía la caída en el océano a más de 40 metros. Nos quedamos cerca de los 20 metros observando los cardúmenes de peces que nos pasaban por al lado, pudimos encontrar un caballito de mar apostado en un coral y dos o tres octopus, mejor imposible, paisaje acuático y peces de todos los colores que no se olvidan. Ya fuera del agua feliz por haber aprobado todo, volví al centro para terminar el papeleo que tenía que mandar a USA para la certificación y que me den un carnet provisorio por tres meses por si quiero bucear este tiempo hasta que me llegue el carnet oficial. Para festejar nos fuimos a almorzar al mediodía al Asador No Madrugues y ésta vez el menú consistía de Salmorejo nuevamente de entrada, Atún encebollado de plato principal, infaltable copa de vino y agua fría para apalear el intenso calor. Chicanas y cargadas con los mozos y algunos otros comensales madridistas ya que esa noche se juagaba el Real-Juve por la otra semifinal y al nosotros dos hinchas por Barcelona se definieron algunas apuestas que Dani iba a terminar ganando por suerte. Ya por la tarde la calima, el viento y los 43 grados que mostraba la pantalla del auto hizo pesadísima la tarde pero nos escapamos del centro de la isla que estaba inaguantable y gracias al conocimiento meteorológico de mi amigo sobre la isla, nos fuimos a la Playa de Famara en el norte que suponía iba a estar más resguardada. Y así fue, con una increíble diferencia de más de 15 grados en menos de 15 kilómetros de diferencia y con vientos frescos que venía del norte la playa estaba más que óptima para pasar la tarde. La Playa de Famara nace desde una cadena montañosa en su costado y se expande hacia el puerto del pueblo con amplia superficie y unas olas óptimas para todo aquel surfista que quiera surfear en la isla. Pasamos unas horas disfrutando de la tarde y nos volvimos para la casa a ver el partido del Real-Juve que felizmente iba a terminar con la Juve y Carlitos en la final de la Champions y algunas apuestas ganadas por mi amigo. Ésta vuelta cena tranquila con una ternera a la plancha y verduras grilladas.

Jueves aproveche para quedarme durante la mañana en la casa descansando y después de varios días de levantarme temprano me estiré el sueño casi hasta el mediodía. Almorcé algo liviano y fui a dar unas vueltas por Arrecifes, pero el calor continuo y lo pesado que estaba no me dejaba muchas ganas de seguir en la calle. Cerca de las 3 me fui al Jablillo a pasar la tarde en la playa hacer mis siestas rutinarias, leer un poco y disfrutar de hacer snorkel siempre pudiendo ver todo tipo de peces. Después de trabajar me paso a buscar Dani por allá, pasamos por el super a hacer unas compras y nos fuimos a la casa. Cena liviana y esperar para ver el partido de vuelta por la Copa Libertadores entre Boca-River que empezaba a las 1 am en la isla. Con los hechos conocidos solo voy a comentar que me da mucha vergüenza y bronca todo lo que pasó, no pasa por haber sucedido esto en Boca o lo que pasó en su momento en River o todo lo que pasa en el futbol argentino, la tristeza pasa por lo que pierde el futbol y por saber que ni las instituciones ni el gobierno ni los clubes pueden parar a todos los mafiosos, corruptos, barrabravas o como los quieran llamar que solo viven del futbol como un negocio y no los importa, ni importará nunca, los que sentimos este deporte como pasión y felicidad. La verdad no me pude dormir hasta las cuatro de la mañana de la bronca y la tristeza que me generó todo lo que pasó. Lo más lindo que tiene el futbol en Argentina, y sobretodo un Boca-River, es el folclore pero cuando éste se mezcla con las estupideces que se hacen da muestras de que nunca podemos madurar ni crecer como sociedad lamentablemente.

Viernes quedé en hacer una inmersión más con el instructor y poder aprovechar más el placer de bucear ya paseando y poder hacer algunas fotos en el agua y seguir disfrutar de sus paisajes submarinos. Buceamos hasta el mediodía de ahí me paso a buscar Dani para ir a almorzar y pasar la tarde recorriendo más la isla. Gazpacho y Salmón de por medio nos dimos un gustito con la comida y por la tarde como no estaba el día para playa debido al viento y la calima que no aflojaba nos fuimos a recorrer parte del norte de la isla, del otro lado de Famara. Primero pasamos por un lugar conocido como Jameo del Agua donde se presentan entre las rocas cerca del océano unas piscinas de aguas naturales como unas termas que se forman por la propia estructura del suelo. Después paramos en una playa que queda en el punto más nórdico de la isla que solo la conocen los locales ya que tiene un acceso no muy marcado y en la que se aposta también sobre una cadena de montañas con unos paisajes increíbles para apreciar y sacar fotos. Para coronar las visitas de la tarde subimos con el auto por un camino entre las montañas hasta el Mirador del Río donde se puede ver desde la altura los hermosos paisajes de cactus y palmeras que tiene la isla en ese lado y por sobre todo se ve desde lo alto una isla que se encuentra enfrente a Lanzarote llamada Isla La Graciosa. Con un contraste entre el sol, la calima y el atardecer no se podía hacer otra cosa que disfrutar de la vista, sacar varias fotos y guardar esas imágenes en el disco rígido de nuestra memoria interna. El trayecto de la ruta entre medio de las montañas, pasando por los pueblos con sus casitas blancas bajas y su contraste con el suelo de piedra negriza y los cactus verdes fue simplemente genial. Por la noche, como veníamos bien acostumbrados, nos despachamos con unas Hamburguesas de otro restaurante de amigos argentinos llamado La Bohemia, que estaban riquísimas (carne molida a la parrilla con verduras grilladas sobre la carne y queso parmesano fundido, diez puntos). Quedé KO y a la noche relajado me vi una película y a descansar para así aprovechar el finde.

El sábado desayunamos tarde en la casa y preparamos una healderita completa para ir de nuevo a Playa Papagayo a pasar el día, aprovechando que el intenso calor había cesado un poco y la calima se disponía de a poco a desaparecer del cielo. Fuimos esta vez a la Playa del Pocillo que se encuentra dentro de la reserva ya que había poco viento y estaba bastante tranquila para pasar la tarde, se nos unió después un amigo de Dani, Favio un italiano que vive hace tiempo en la isla. Lo particular fue ver como en muchas playas de Europa, mucha gente haciendo nudismo completo, pero no solo jóvenes sino también parejas mayores como así también padres con nenes chicos. Vi también esto en una playa de Lagos y pese a que no me sorprende ya que en Europa se ve mucho esto si llama la atención ver a padres desnudos completos con sus hijos de 4 o 5 años también en bolas digamos. Como el día estaba genial playa nos quedamos hasta tarde charlando, dando los baños correspondientes y obviamente las siestas y lectura rutinaria. Debo confesar que tengo una tendencia bastante marcada a quedarme dormido en las playas, pero lo disfruto de una manera importante. A la noche nos fuimos de nuevo a comer Sushi al centro de Matagorda y después al bar Varadero a tomar unos tragos y tirar unos pasos.

Domingo y para coronar la estadía en Lanzarote no me podía perder de conocer el Parque Nacional Timanfaya, en el suroeste de la isla y con más de 51 km cuadrados de extensión. Tiene más de 25 volcanes y se puede apreciar una de las vistas más increíbles de volcanes y mares de lavas solidificados del mundo. Las últimas erupciones se produjeron allá por el 1824 y duraron más de 9 años hasta que los volcanes dejaron de erupcionar llevándose consigo más de 4 pueblos por aquel entonces. Los volcanes más conocidos son las Montañas del Fuego, Montaña Rajada y la Caldera del Corazoncillo. Todavía presentan actividad volcánica, con puntos de calor en la superficie que alcanzan los 100-120°C y más 600C a 13 metros de profundidad. Se llega al parque en auto por una ruta que atraviesa toda la extensión de lava solidificada y después de pasar una garita donde se abonan unos 9 euros, continuas rodeando los volcanes hasta llegar a un parador donde parten micros específicos que recorren todo el valle y te van contando la historia del lugar. Además en el parador te hacen unas muestras de la actividad del suelo ya que ponen una mata de pasto seco a unos 2 metros de profundidad entre rocas y éste empieza a arder en segundos. También hay unos huecos que se elevan de lo profundo y colocan unas parrillas para hacer pollos o cualquier tipo de carne al asador (increíble). Y por último aparecen unas chimeneas en el suelo que el guía tira aguan en cantidad al pozo y en el lapso de 1 segundo sale una cortina de vapora gran velocidad de la misma con un fuerte estruendo. También se puede apreciar desde ese parador toda la cadena de volcanes y sus cráteres en la cima que no tiene desperdicio alguno y proporciona un paisaje sinigual para sacar infinidades de fotos. El tour del micro duró unos 40 minutos y al recorrer todos los volcanes de cerca se puede apreciar las aberturas de los cráteres y los diferentes colores del magma solidificado a través de la roca, algo asombroso. Ya terminado el recorrido nos fuimos para la Playa de Famara nuevamente a pasar la tarde que estaba allá el italiano con su novia y nos quedamos charlando disfrutando las últimas horas de playa. Por la noche no me quedó otra que hacerle probar a Dani unas auténticas Milaneses Argentinas con doble empanado y huevo y una sofrito de puerros y cebollas por encima. Ésta exquisita ultima cena y ver al Barcelona campeón hacían de mí despedida de Lanzarote todo genial, a descansar la última noche y a primera hora volar nuevamente a Madrid para comenzar otra etapa del viaje, diferente, acompañado, divertida y nueva.

De Lanzarote me llevo muchos lindos recuerdos, increíbles paisajes entre sus playas sus cadenas de volcanes en el horizonte y esa calima, pesada a veces, pero tan particular suspendida continuamente en el aire que le da un carácter distintivo y particular a la isla. Hablando con Dani y gente que vive coincidíamos en que es una isla que te enseña a estar con vos mismo y a disfrutar el momento, y la verdad que lo viví a la perfección, ya sea solo o acompañado disfrute y exprimí cada minuto de todo lo que tiene para dar este islote canario, sin dudas una experiencia gratificante.

Merecido y enorme agradecimiento a Dani Gaspar Charles por su tremenda hospitalidad y todo el tiempo brindado que me dio para llevarme a recorrer la isla, abrirme las puertas de su casa y compartir este pedacito de experiencia conmigo. Viva el Barca y el Salmorejo (No dejen de probar este plato)!!!!!

Próximo destinos Sur de España, Marruecos, Barcelona, Roma y Norte de Italia ya acompañado de mi gran amigo y ex roomate Ulises Protto, aka “El Pelicano”, seguimos avanzando…

20150509_200554 20150510_031613 20150511_134955 20150511_142935 20150513_124423 20150513_124445 20150513_165753 20150513_165853 20150514_152439 20150515_175703 20150515_180515 20150515_181149 20150515_181926 20150515_184933 20150515_185328 20150515_185332 20150517_134121 20150517_134511 20150517_134924 20150517_135158 20150517_135647 20150517_135840 20150517_140731 20150517_142421 20150517_142547 20150517_143536 20150517_143736 20150517_143912 20150517_144602 20150517_144910 20150517_144921 20150517_145135 20150517_145457 20150517_150747 canary-islands cesar_manrique_-_sculpture descarga (1) DSCN1972 DSCN1986 DSCN1988 DSCN1992 Lanzarote_1_Luc_Viatour lanzarote-deal lanzarotepnacional SAM_2318 SAM_2336 SAM_2352 SAM_2362 Timanfaya

4 comentarios en “KM 15.173 Lanzarote

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s